Archive for diciembre, 2011

Iberdrola tutela los mayores

SI ERES MAYOR, ESTA COMPAÑÍA

NO TE FIRMA UN CONTRATO

SI NO ES BAJO LA SUPERVISIÓN

DE UN HIJO TUYO

Iberdrola lleva unos meses haciendo una campaña para conseguir contratos de suministro de gas y de electricidad, dentro del sistema "liberalizador" de los mencionados consumos.

Unos agentes, formados a toda prisa, y muy ligeramente, te visitan en tu casa ofreciendo unos descuentos miserables en gas y luz, para que firmes un único contrato con el distribuidor.

Todo ello forma parte de una táctica para dar a todas las empresas de esos ramos una porción en la tarta de la explotación de los consumidores. Por descontado los consumidores son los que lo pagan todo: la soldada de los productores y la mordida de los distribuidores. Pregunta: ¿No sería mejor que lo que se gastan en estas triquiñuelas lo aplicaran a reducir las facturas?

Aparte de otros adornos de estas visitas, lo que a nosotros nos ha sorprendido es una condición harto pintoresca: si eres mayor (no dejan claro desde que edad te consideran mayor) tiene que firmar contigo un hijo tuyo. No vale que seas ingeniero, ni puedas demostrar que estás en tus cabales, ni que tengas la EGB, ni la ESO, ni que seas Premio Nobel, ni que se vea claramente que no estás enganchado a un respirador y pinchado de suero, ni que te están poniendo la quimioterapia en el cerebro, etc.  Si no firma tu hijo, no hay contrato.

El cretino que ha promovido esa condición, sin duda, será un jerifaltillo de Iberdrola, o algún "neocon" con una experiencia de dos meses, de esos que no se hacen viejos nunca. Esa discriminación dice muy poco en el terreno de  la buena fama de las empresas, en este caso Iberdrola.

Si estáis jubilados no os dejéis engañar. No hagáis un nuevo contrato de suministro de gas y de electricidad. Los descuentos son un engaño total. Y encima, os tratan como deficientes mentales. Cuando soliciten la presencia de un hijo para firmar, no tenéis más que indicarles donde está la puerta y, si permanecen en el rellano, señalarles la escalera para que se vayan a engañar a su madre.

Anuncios

Leave a comment »

Lo que conviene saber acerca de la solución de "la crisis"

 

imageimage

 


  

   HAY

   ALTERNATIVAS

image

  

Leave a comment »

Espabilados y "ladrones", ¿es lo mismo?

CARTONES

La industria del reciclado y los supervivientes del paro

"INDUSTRIALES" ACUSAN "CARTONEROS"

NADA MENOS QUE DE "ROBAR" CARTONES

cartones

Ni quito, ni pongo rey, pero un examen de la cuestión aporta otras ideas distintas de las mucho más simples sugeridas por los titulares.
Toda la vida, los compradores de cualquier mercancía han estado pagando el costo de los embalajes con los que llegaba. Los niños y jóvenes reunían los cartones, iban a la "trapería" y los vendía por unos céntimos que servían para comprar canicas, pipas o caramelos. Luego los cartones, aunque pequeño, tenían algún valor.
Luego nos fueron convenciendo de que los cartones no valían nada, y los chatarreros solamente los compraban por camiones. "No valían nada", pero nadie nos hacía un descuento en las mercancías embaladas que comprabamos.
Más tarde, con el pretexto meritorio del "salvamento del planeta" nos metieron en la cadena del "reciclaje". Y nos empezaron a obligar al depósito de los cartones en determinados lugares. Ya habían surgido empresas que recogían los embalajes, los compactaban y entregaban como materia prima a las fábricas de cartonajes.  Es de suponer que los recogedores "industriales" era primos o hermanos de los fabricantes,  que recibían la materia prima a bajo coste.
Todo iba bien, y esa maraña de "industriales" del cartonaje se permitía la liberalidad y el lujo de soportar que mucha gente de la calle reuniera cartones, y los vendiera por su cuenta, con la finalidad de suplir los recursos que, a pesar de estar sin trabajo, no recibían de la sociedad.
Pero ahora resulta que el precio de mercado del cartón se ha elevado. Entonces, los "industriales" no quieren perder unos céntimos, que hoy son de euro, no de peseta. Y acusan a los de la calle nada menos que de "robar" los cartones.
Ante ese pensamiento económico miserable pueden existir varias salidas. Una sería que integraran a "los cartoneros", como trabajadores, en el proceso industrial de la recogida, clasificación y entrega a las fábricas de esa materia prima, e incluso en la recogida domiciliaria de los embalajes. Otra, que se volviera a la clasificación de basuras en las plantas de recogida. Con ello nos liberarían a los ciudadanos del trabajo "de reciclaje" que hacemos gratuitamente, y se daría un medio de vida a la gente que está en la calle con muchas dificultades de supervivencia.
Seguro que hay más ideas. Y mientras cerebros mejor dotados que los nuestros encuentran las soluciones, que no se salgan diciendo que LOS CARTONEROS ROBAN los embalajes a las industrias de los primos… ¡ Venga ya… !

Leave a comment »